domingo, septiembre 24, 2017

Chus Pato: decimos la llanura más extensa: océano



Cuadro de Tiza Ediciones (2012)
Traducción del gallego: Ana Gorría



Este yo, montaña

Hace tiempo que perdí el rostro;  cualquiera  de  las
antepasadas  en una trenza sin final, son mis manos, los
ojos/en la escritura.
¡Cómo nos invaden las madres!, cómo toman posesión
de la sangre que es coral, de la inteligencia?
De ahí que esta narración sea un trabajo  de expulsión
imparable como un parto, la enorme bolsa de vida que la
alimenta son las arcaicas que se evidencian como centro
inestable de una diadema formada por varones, caballos.
El yo sostiene la grieta, la madre la potencia (posibilidad)
de escritura.
Qué sabe de la extinción, del embrión, de los implantes,
de la muerte. Extravié el rostro cuando supe leer el asedio
que desde la gestación  en el útero las madres ancestrales
inyectan.

Este yo / montaña.

*Chus Pato (Galicia, España, 1955). Ha publicado diversos libros. Recibió el premio Losada Diéguez y el Premio Nacionalde la Crítica.

Este poema pertenece a: decimos la llanura más extensa: océano.

jueves, septiembre 21, 2017

Festival Internacional de Poesía 2017, Rosario: Milo de Angelis

Gracias Cecilia Micetich



“Un libro di poesia per cambiare la vita di
chi lo legge deve sconvolgere la vita di chi lo scrive”
                                      
                                                                Milo De Angelis       





"En el marco del Festival Internacional de Poesía edición 2017 tenemos el enorme placer de invitarlos a la conferencia que el poeta Milo De Angelis realizará en la Asociación Cultural  Dante Alighieri el día viernes 22 de Septiembre a las 18 hs

La poesía de este enorme escritor milanés se teje en el hombre, la Vida, el dolor, la Ciudad y la infancia. Los lugares son  las calles. Su silencio, su poesía es un canto continuo en Ars poética, en diálogo íntimo con su historia que se vuelve narración, imagen y existencia.
Cuatro temas son esenciales en Milo De Angelis: la ciudad, la angustia, el amor  y la muerte."

Conferencia organizada por el Consulado General de Italia en Rosario junto a la Asociación Cultural Dante Alighieri de Rosario.

Entrada Libre y gratuita.


lunes, septiembre 18, 2017

Gerardo Lewin: Selección de poemas



El que no sabe adónde va


Fugan sus horas en primarios segundos
sentado solo al fondo del espejo
lleva paquetes sin valor, vaciados
en regueros que los bichos voraces adivinan.
Destinatario ausente finje no escuchar la voz que clama,
la voz que desde lo profundo carraspea bronca.

Calles deshabitadas,
inundaciones como espasmos las ahogan.
Su reloj se detuvo, neblinas invasoras
establecer impiden prioridad, cronologías.

¿Qué vaticinarán clarividentes, brujos?
El panorama es desalentador, se enseñorea el frío,
la negada paternidad de este presente.
¿Y qué debiera preguntar?
El fin del viaje se aproxima: la ciudad ideal, iluminada.
El libro donde no encontrará esta frase:
“no te enamores nunca”.

Los otros le rehuyen la mirada directa
o el contagio, el mal omnipresente y expansivo.
Nadie lo espera, nadie lo ha enviado
y una canción, una tonada, la melodía ciega
que no consigue abandonar, que nada lava,
ronda, vuelve, brinca, retorna:

Al que no sabe adónde va
cualquier colectivo lo deja
bien.

A AD



Fin de Contrato


Sé que mi vida se repliega ahora
a una trinchera móvil
cavada en húmedas cajas de cartón,
en estallidos súbitos y ansiosos
de cintas de embalar voraces.

Aquí fue donde bailamos
el rockanroll de las patatas fritas.
En esta cama casi muero.
Llorabas desconsolada en esa silla
y yo sólo atinaba
a besarte las manos.

En el final el eco rebotando
de pared a pared
y obstinados imanes
aferrándose a la heladera muerta.

Sumisos, obedientes,
nuestros fantasmas
cancelarán las deudas,
nos buscarán sonriendo en los espejos,
regresarán correspondencia
a desesperanzados remitentes.

El polvo de los años
se asentará cantando
sobre estos pasos últimos,
este murmullo incontinente...

Silencioso llanto de babosas
en el patio:
las despedidas las abruman,

pobres bichos.



Fin de semana en Solaris

No habrá más mundos que este
que para ti convoco;
materia otra que la que aquí conjuro.

Atravieso espejismos,
me hundo en alucinaciones
que con tu rostro se disfrazan.
Incorpóreos engaños que simulan tu aroma.

Y contra mí conspiran odiosas estadísticas,
antagónicas leyes prohíben nuestro encuentro.

¿Cuántas vidas debería vivir
hasta que esta pompa de jabón
asuma nuestras formas?


Nada guardo de ti sino tu ausencia.


Goma líquida


Canto con una voz
de goma líquida.
Una profunda gota me sumerge
en ríos de tristeza blanca.
- dijo el chino.

Por culpa de este lunar,
de esta verruga indócil,
he perdido una hija.

Por culpa de este gusano
que devora mi pierna.

Crece, pero nadie en el barrio cree
que pueda llegar a convertirse
en persona.

Tuve un amanecer esta certeza
viendo cómo, entre llantos,
intentaba dibujar una sonrisa
allí donde debía estar su cara.

Chinatown.

Hablemos entonces sólo de negocios:
ahora embotello las tristemente célebres
“Lágrimas de Gusano”.

Las compran gentes
que arrastran odios,
rencores acendrados.

Su pertinaz aroma permite asesinar a la distancia.
La víctima muere, después de muchos años,
de una melancolía que nadie
- hasta aquí -
había querido explicar.



 Lenta luz


Desconocemos, de estos cuerpos que chocan,
significado, dirección, resabios de voluntad
atravesada por dragones, por deseos fulmíneos.

Qué fue de la promesa, del laurel.
Las ropas susurrantes de la luz.

Y ya en la oscuridad,
vuelven a mí las cosas esenciales,
el estribillo triste de la polilla ciega:
se acabó la función.

Como un dios descastado
¿estoy dispuesto a envejecer tras estas líneas?

Abro mi corazón a mis verdugos:
no volveremos, amigos, a vivir.


Plato roto


¿Te has enfrentado alguna vez
al misterio de fragmentos errantes,
a la crueldad
de las astillas vivas?

Trozos desesperados
de lo que fue
felicidad,
yacen ahora frente a tí,
rotos,
gritando cada cual su versión.

Pegadas a tus dedos,
promesas vanas
de adhesivo infalible.

¿Qué harás?

¿Podrás hallar un rumbo
entre voces que claman
por volver a un pasado perfecto,
sin grietas,
sin fisuras?


Transcripción

Un dios se revela ante mí.
Ladra con una voz de espinas incendiadas,
vierte en mi oído palabras
que se arrastran o que flotan.

Me conmina: graba cuanto te he dicho.
Estilo en mano, hiendo:

“En el principio el mundo era
la bola de excremento de un escarabajo.
En su interior luchaba el trueno contra el viento,
contra la lluvia la montaña.
Cada quien ansiaba ser el primero en nacer.
Los hombres no existían, no había dioses.
Sólo la tibia noche del estiércol.”

¿Es esto cierto? El barro ya se seca y sólo alcanzo
a añadir mi nombre: (ilegible).

------------------------------------------------------------------------------

*Gerardo Lewin, poeta argentino. Publicó varios libros. Esta selección incluye poemas de algunos de esos libros: (Amores muertos El Jabalí, 2003), Nombre Impropio y  Tránsito, ambos incluidos en volumen único de Editorial Deacá, (Villa Mercedes, 2016). "Transcripción", el último poema es inédito. .






domingo, septiembre 17, 2017

Carlos Dariel: Poemas: Para que se haga palabra/la semilla






abro los ojos
penetro falsías y honduras
opongo a los objetos
la dimisión de sus formas

ensayo el orden de las traiciones

intuyo cuánto de luz
se nutre en los velos


------------------------------------------------

ella vacía
todas las noches
un cielo distinto

rueda
liviana
sobre la cornisa que hace borde con la espera
mira
como un fuego extinguido
mira
la boca negra de sus días

boca negra y amarga
con la que habrá de pronunciar
sus próximos despojos


-----------------------------------------------------

en ese ojo
febril
de la inocencia
hallo
perdido para siempre
lo que resta de mí

---------------------------------------------------

el asombro preña el alba
de aromas circulares
late el cielo de púrpura y blanco
tiembla en lo alto
la pluma impar

sobre los campos
el sol se deja hacer
dócil
el viento atestigua
su trazo semental

luz
bajás silenciosa
para que se haga palabra
la semilla

-------------------------------------------

Desde el lago



he visto una flor
sobre el perfil de una roca
era pequeña y blanca
la vi desde un bote
y fijé la mirada sobre ella
hasta que no pude verla más


una flor recortada
sobre un fondo de tiempo detenido


¿era temor o deseo
lo que la hacía permanecer
pequeña y blanca
aferrada a esa roca?


-----------------------------------------------------


Árbol inclinado



se podría decir que ese árbol
inclinado
vulnera la tarde y el río

se podría atribuir a esa inclinación
deseo
o impulso de otredad
entonces
no ya árbol
sino su después


y por qué
me pregunto


por qué esta urgencia de imitarlo


---------------------------------------------------




Tránsito



a orillas del camino veo una piedra
esa piedra tiene
mucho de mí

camino y mientras avanzo
voy de abandono en abandono
estallo en esos fragmentos de mí
que dejo en las piedras

de sangre y hueso
asteroide
la luz atraviesa
un costado de cada herida
polvo
viento
contraluz en el albor del día
tránsito en piedra y polvo
vuelta sobre sí
y el aire

el aire que borra la huella
el surco escrito en el camino
hecho de piedra y sangre
traza de un fragmento
en caída libre
hacia lo alto


---------------------------------------------

Sobremesa



enciendo un cigarrillo
se deja conducir
dócil
hacia mi boca

sobre la mesa restos de comida

entre una bocanada y otra
mis ojos sobrevuelan
los objetos del entorno
reconstruyen los cuerpos a partir de sus sombras
recalan en la mesa
se detienen en el brillo
guarecido en el borde de la copa

brillo que parece esperar
él también
un guiño de la noche

ahora el humo me distrae
y mis ojos espejan
el fondo del silencio

detrás de lo que calla asoma lo sagrado

un pliegue tras otro
el tiempo sucede
a mis espaldas


---------------------------------------------------------------




Chuang Tzu



de un sueño a otro
ondula
como si un péndulo
como si no importara quién


-------------------------------------------------------------


Borges



no conocemos el sabor de lo perdido
hasta haberlo recuperado
en lo perdido

tal vez por eso
aprendemos una lengua
para nombrar

para ganar nombrando

como si el nombre
fuera el único cuerpo posible
del recupero


------------------------------------------------

Orfandad del llanto



lágrimas en cocción
de su propia salsa

agua que discurre sin cauce
necesidad de beberse
sin provecho para sí
ni para nadie
barro del ánimo
se diría

afán de no perdurar impune

--------------------------------------------

Retrato



esa mano
que se arruga sobre la mesa
es también
una historia de la alegría
que ya nadie lee

-----------------------------------------------

La moneda



jugó a cara o cruz
la estrella de su piel
y no tuvo retorno

ladrillo a ladrillo
cubrió cada poro
y jugó a ser exacta

con la mudez de su oficio
alzó un templo
donde regresar
después de cada partida


-------------------------------------------------


Puzzle




                “Sí, es entrando en todo como voy saliendo de todo.”
                        Antonio Porchia.


frente al espejo
y a solas
así nacemos y  transcurrimos
salvo las apariencias


pieza tocada
pieza movida


modelo para desarmar


------------------------------------------------------------

Señales



comienza otro día
y mientras desayuno
una mancha en la pared
desvía la mirada y la captura para sí

ahora soy esa mancha que miro
para reconocerme en ella
para confirmar la sospecha
de que sólo somos
lo que resta de cada acto
la borra de lo bebido

cierto calorcito
en la memoria de alguien

---------------------------------------------------------------

cae una hoja
pergeñan sus crímenes
la luz y el viento

----------------------------------------------

aguardo el tren
una bella a mi lado
también espera

---------------------------------------------

viaje sin rumbo
en el tren de la tarde
juntan monedas

--------------------------------------------

sobre el cristal
los ojos y las gotas
hilan paisajes

--------------------------------------------

viajo y escribo
a un tiempo colaboran
papel y lluvia

--------------------------------------------

triste naranjo
ya no tienen sus ramas
más que una hoja


--------------------------------------------


noche sin luna
a mi lado reposa
su brillo ausente

----------------------------------------------

cae rocío
en las gotas pequeñas
brilla el silencio


----------------------------------------------

algo de vino
en mi copa indulgente
también la noche


Carlos Dariel  (Buenos Aires, 1956) y reside en la localidad de Haedo (Prov. Buenos Aires). Desde el año 2003 hasta la actualidad ha conducido diferentes ciclos de poesía en el conurbano bonaerense y en la ciudad de Buenos Aires. Poemas suyos fueron publicados en revistas gráficas y virtuales de Argentina, Brasil, Colombia, Italia y Rusia, algunos de ellos traducidos al portugués, italiano y ruso. También poemas suyos integran la primera Antología de poetas de Morón,  compilador Luis Alberto Ponzo (Dirección de Arte y Cultura del Municipio de Morón, 2007), y la Antología Sin Fronteras, (Universidad del Estado de Hidalgo, México, 2011). También poemas suyos fueron incluidos en la recientemente editada antología poética Cartas desde el MauleCartas desde Buenos Aires, que reúne a escritores de la región del Maule, Chile y del conurbano de Buenos Aires, Argentina, compiladores Patricia Verón y Heriberto Acuña.
Ha participado como invitado en diferentes ediciones del Encuentro de Escritores de Latinoamérica y el Caribe por el Derecho a la Memoria,   México, en 2011;  Biblioteca Nacional de Buenos Aires,  2012; en la Biblioteca Nacional de Montevideo, Uruguay ( 2013), Colegio de periodistas de la ciudad de Lima, Perú, (2015), Biblioteca Nacional de Asunción, Paraguay, 2016. En el año 2014 participó del recital poético “Poetas bajo palabra”, invitado por la Fundación Artística Casa de Hierro en la ciudad de Barranquilla, Colombia. Ese mismo año y el siguiente dio dos conversatorios sobre le escritura poética en la cátedra de Literatura y Periodismo de la Universidad de Cartagena invitado por el poeta Wisnton Morales Chavarro.
Publicó: Según el fuego, Nostromo editores (2004), Cuestión de lugar, de la misma editorial (2007), Donde la sed, Macedonia Ediciones (2010), Bajo el fulgor (Haiku), Ediciones El Mono Armado (2015). Recibió diversos premios: Tercer Premio del Certamen de poesía de Editorial Baobab, auspiciado por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires (2003); Primer Premio de Poesía del Fondo Nacional de las Artes (2009). Actualmente trabaja en la preparación de su próximo poemario.